Reproducción del Gurami Chocolate

Menú principal

Google translate

English French German Italian Portuguese

Aquaesfera 2008-2010

Reproducción del Gurami Chocolate Imprimir E-mail
Escrito por Xema Romero León.   
Jueves, 04 de Marzo de 2010 21:59
Reproducción del Gurami Chocolate

Nombre cientifico: Sphaerichtys osphromenoides Canestri, 1860.
Familia: Osphronemidae
Subfamilia: Trichogastrinae



Se trata de un pez pequeño, de no más de 5 cm, de cuerpo aplanado lateralmente. Presenta las típicas características de los miembros de la familia, aletas ventrales filiformes, y el laberinto, un órgano especializado en el aprovechamiento del aire atmosférico. De color marrón (de ahí su nombre común), varis franjas de color crema de variable disposición dependiendo del estado de animo del animal. También presenta un característico reticulado en la aleta anal y parte de la cola, compuesto por colores crema, marrón y negro. Las aletas filiformes son poco visibles, y permanecen gran parte del tiempo replegadas al cuerpo. Se trata de un incubador bucal. Las diferencias sexuales son poco evidentes en períodos de poca actividad reproductiva, haciéndose patentes en la época de cría. Los machos presentan un marcado borde color crema/blanco sobretodo en la aleta dorsal, y un mayor colorido con tonos rojizos en su cuerpo. Las hembras son mas redondas y presenta un colorido menos patente, presentando una macha oscura en la cola durante la época de cría.


Foto: Xema Romero León; Cadiz, España.


Preparación para la reproducción.

Para intentar su reproducción tenemos dos posibilidades:

• Mantener un acuario de ciertas dimensiones con un grupo más o menos numeroso, por ejemplo 10 ejemplares en 150 a 200 litros.
• O mantener un acuario especial para la cría con una pareja.

En ambos casos las condiciones del agua deben ser bastante buenas. Los parámetros mas adecuados son: pH 5-6,5; kH 0-4 y GH 0-5; los nitratos, nitritos y fosfatos deben estas lo mas bajos posibles. Cuanto más ácida y pura sea el agua (me refiero a sales disueltas), más a gusto se encontraran y mayores posibilidades de éxito tendremos.

En cuanto al equipamiento del acuario, debemos tener en cuenta la gran timidez de estos peces, y procurarles en consecuencia un hábitat adecuado. Las plantas serán fundamentales, así como las raíces y troncos, estas últimas, nos ayudaran a conseguir las condiciones de ph necesarias. Otra opción que tenemos es la de añadir hojas secas. A este respecto debo añadir que es necesario que las hojas sean duras, ya que si no en pocos días se desharán. Yo he obtenido buenos resultados con hojas de Platanus x hispanica y Quercus faginea , otras especies que pueden resultar igualmente validas podrían ser Fagus sylvatica y cualquiera de las especies del género Quercus que presenten aspecto coriáceo. Las especies de plantas que podemos colocar serán en su mayoría del género Cryptocoryne , así como Microsorum pteropus y algunas de crecimiento rápido como Cerathophyllum demeresum . Como plantas flotantes podemos colocar Limnobium laevigatum y Pistia stratoides . Como veremos más adelante en el acuario para los alevines, poner Riccia fluitans y Taxiphyllum o Vesicularia puede ser bastante beneficioso.

El sistema de filtración debe ser potente, en el caso de mantener un acuario grande para un grupo reproductor. En el caso de un acuario para cría en parejas bastará con un filtro de esquina y los cambios de agua semanales. No obstante siempre suelo sobredimensionar los filtros cuando se trata de estos peces.

Una vez que tenemos el acuario acondicionado y los ejemplares ya establecidos en el acuario, deberemos prepararlos para la reproducción. Las condiciones ideales para ello son bastante sencillas, la temperatura del agua debe rondar los 27-28º C, la del aire debe ser muy similar. En el caso de tener acuarios abiertos, y las otras condiciones sean correctas, las puestas vendrán solas cuando la temperatura del aire sea la adecuada. El agua debe permanecer los más blanda y ácida posible, así como libre de compuesto nitrogenados, esto lo conseguiremos mediante cambios regulares de agua de osmosis en la proporción adecuada.

La alimentación es otro factor importante, pues de ello dependerá la salud de los peces. Deberemos alimentar con alimento vivo o congelado como larvas rojas, negras, daphnias, gusanos guindal, artemia, etc…


La reproducción.

Si todo marcha correctamente, pronto veremos unos preciosos colores en nuestros peces, y comprobaremos como los machos se pelean entre ellos y se lucen delante de las hembras. Es este el momento de decidir si queremos intentar la cría en un acuario separado con una pareja, o intentarlo con todo el grupo. En ambos casos el proceso es el mismo.

El macho cortejara a la hembra incitándola a que ponga los huevos en un claro, si esta accede el macho rápidamente fertilizará los huevos, y seguidamente la hembra los recogerá en su boca. En mis dos años de experiencia, nunca he podido observar este comportamiento, ya que lo realizan en zonas escondidas donde es difícil de observarlos. Si hemos optado por separar una pareja, en el momento en que la hembra presente la garganta sumamente hinchada, podemos retirar al macho, y dejaremos a la hembra sola, con una tenue luz y deberíamos cubrir el acuario para evitar sobresaltos. Si esta está en el acuario con los demás ejemplares, no debemos de preocuparnos, tan sólo debemos controlar los días que lleve con los huevos en la boca.

Los síntomas de que tiene una puesta en la boca son aparentes, aparte del hinchazón (que puede ser evidente o no) presenta un comportamiento apático, alejándose de los machos, y dejando de comer. Va tras la comida, pero no puede tragarla y se queda mirándola, también mueve mucho la boca, como si mascara algo (los huevos evidentemente), y cuando sube a respirar suele perder algunas burbujas en su descenso (a este respecto algunos autores afirman que a veces suelen perder algún alevín que rápidamente es de nuevo tragado, sin embargo nunca lo he presenciado).

Si todo sigue su curso, al octavo día, expulsará los alevines. Es posible en entre el 3º y 5º día desaparezcan los síntoma del “embarazo”, esto se debe a que posiblemente los huevos no estuvieran fertilizados y en consecuencia el empezar a saberle mal los expulse o se los coma.


Foto: Marc Martínez; Barcelona, España.
(Alevin con 2 ó 3 días de natación libre)


Al séptimo día si la hembra ha permanecido con el resto del grupo, deberemos retirarla a un acuario de “parto”, en el cual habremos colocado previamente unas hojas secas, ramas, musgo de java, riccia fluitans, y Limmovium laeviagatum. Este acuario debe estar a la misma temperatura que el de origen de la hembra, y con la misma agua. En el octavo día la hembra comenzará a “alumbrar”, primero unos cuantos alevines, y a lo largo del día expulsara el resto, entre 40-60 alevines (al menos en mi caso). Es fundamental que el acuario de cría lleve ya un tiempo instalado con gran cantidad de musgo y riccia, estas plantas proporcionaran a los alevines su primer alimento, rotíferos y cyclops que se desarrollan en la maraña de estas plantas. Si este no fuera el caso, deberíamos tener artemia recién eclosionada lista para dársela a los pequeños guramis, ya que si estos no se alimentan en las horas siguientes a la expulsión se debilitarán y morirán. Una vez expulsados los alevines podemos retirar a la hembra y devolverla al acuario principal.


Foto: Marc Martínez; Barcelona, España.
(Alevin con 8 ó 10 días de natación libre)


Los alevines nacen perfectamente desarrollados, con una longitud de aproximadamente 7mm. Presentan en este momento un color marrón rojizo con una banda crema en la mitad de su cuerpo. Se alimentaran perfectamente de nauplios de artemia recién eclosionados. Los cuales suministraremos varias veces al día, también será obligatorio, realizar cambios de agua diarios y sifonéos para retirar los quistes de artemia sin eclosionar que hubieran podido colarse con los nauplios. Seguiremos la rutina de la alimentación durante al menos un mes, momento en el que presentaran un aspecto similar al de los adultos pero sólo contando con 1,5 o 2 cm. En este momento deberemos de variar la dieta, mediante algún alimento seco micronizado, o incluso larvas de mosquito de pequeño tamaño. En dos meses ya comerán casi cualquier cosa que les quepa en la boca. Pero nunca deberemos dejar de alimentar con artemia de golpe, más bien debe ser algo progresivo.


Foto: Marc Martínez; Barcelona, España.
(Alevin con 16 ó 18 días de natación libre)


Con respecto a la mortandad de los alevines debo comentar que en mi caso no ha sido considerable, siendo esta de 2-4 alevines por puesta. Suele producirse en las primeras semanas, y probablemente tenga que ver con el desarrollo del laberinto (órgano mediante el cual toman aire atmosférico), quizás también tenga algo que ver con los primeros alevines que no se han alimentado bien y quedan debilitados. En cualquier caso, siguiendo una rutina adecuada en la alimentación y sifoneado, las bajas serán las menos.


Foto: Marc Martínez; Barcelona, España.
(Alevin con 29 ó 31 días de natación libre)


Foto: Marc Martínez; Barcelona, España.
(Alevin con 51 ó 53 días de natación libre)


Autor: Xema Romero León.
Fotografías: Marc Martinez; Barcelona, España.

fuente: http://www.aquatika.es/articulos/Sphaerichtys.htm

Saludos.
Última actualización el Jueves, 01 de Julio de 2010 12:23
 
Portal Aquaesfera 2008-2011 - Powered by Joomla - Valid XHTML and CSS.

Web compatible para Firefox  Resolucion recomendada 1024 o superiores