Una introducción a los cometierras

Menú principal

Google translate

English French German Italian Portuguese

Aquaesfera 2008-2010

Una introducción a los cometierras Imprimir E-mail
Escrito por Rafael Pereiro; La Coruña, España.   
Martes, 11 de Mayo de 2010 15:49

Estos magníficos, diferentes y coloridos cíclidos provienen de América del Sur, su rasgo más distintivo es la forma en que toman su alimento pero las pecularidades de estos peces no terminan aquí tal y como veremos más adelante en esta breve introducción a los cometierras, por cierto esta denominación es literal ya que proviene de las palabras griegas geo = tierra y phagus = comer.

 

 Gymnogeophagus balzanii

 Autor: Edward Burress; Carolina del Norte, EE.UU.


Geophagus steindachneri
Jóvenes Geophagus steindachneri. Foto: Rafael Pereiro.

 
Géneros: Si nos ceñimos al mejor libro que existe actualmente, South American Eartheaters de Thomas Weidner (a pesar de los años sigue siendo la referencia en la materia) son siete a saber:

Acarichthys.

Biotodoma.

Geophagus.

Guianacara.

Gymnogeophagus.

Retroculus

Satanoperca.

Tal variedad se evidencia en diferentes tallas, temperamentos, compatibilidades, requerimientos y también por su estrategia reproductiva.

Distribución: Se extienden desde la cuenca del Orinoco hasta zonas subtropicales de América del Sur teniendo como límite la cuenca del río de la Plata (especies del género Gymnogeophagus habitan en las proximidades de Montevideo y de Buenos Aires -ambas próximas a los 34,5º latitud sur-, inclusive les podremos observar en algunos de sus parques públicos).

Es importante tener en cuenta su origen ya que si proceden de la cuenca amazónica la temperatura del agua la mantendremos constante a lo largo del tiempo, en cambio si nos decidimos por los gymnos (esta recomendación también es válida para otros géneros de cíclidos subtropicales) éstos están adaptados a soportar un rango de temperaturas notable, con mínimas en invierno que pueden bajar de los 8ºC y máximas en verano que superan los 30ºC, no obstante en nuestros acuarios no es necesario llegar a ambos registros tan extremos, lo ideal sería mantenerlos entre 18 y 26ºC, inclusive es recomendable que nosotros nos encarguemos de brindarle las variaciones de temperatura acorde a las cuatro estaciones que están claramente marcadas en el llamado Cono Sur americano, ganando de esta forma salud y reduciendo su metabolismo, lo que se traduce en una mayor esperanza de vida.

Morfología: Las especies cuya estrategia reproductiva pertenezca a una de las dos últimas modalidades detalladas más adelante en el apartado Reproducción (items b y c), poseen una morfología adaptada que se traduce en una gran cavidad bucal donde está presente un lóbulo en el primer arco branquial, además (todas las especies) como obtienen el alimento al remover el fango la disposición de la boca es terminal y protráctil, la disposición de los ojos es elevada respecto a la mayoría de otros tipos de cíclidos.

Condiciones del agua: Está estrechamente relacionada con su distribución (como no podía ser de otra forma), como norma general las especies tropicales necesitan un pH entre 5.5 y 6.8 aproximadamente, agua blanda y una temperatura estable -o casi- a lo largo del año, en tanto que las especies subtropicales tienen un rango de pH entre 6.5 y 7.2 aproximadamente, la dureza oscilará entre los 4 y 12ºdGH y la temperatura como ya se ha dicho entre los 18 y 26ºC, lo que les convierte en potenciales habitantes de estanques si nuestra ciudad posee inviernos similares a los de su entorno natural.

Acuarios: Las dimensiones obviamente estarán ligadas a las especies a mantener, sin embargo todos han de tener en común que el sustrato sea de arena de río o formado por gravilla de pequeña granulometría y por un potente sistema de filtrado pero regulado de forma tal que no nos succione la arena.

Podemos incluir troncos, piedras lisas dispuestas a modo de losetas y alguna cavidad para ofrecerles un refugio donde sentirse más seguros.

Alimentación: Como su denominación común lo indica, obtienen su alimento al filtrar el sustrato: toman un bocado de arena, la criban (“rastrillan”) y luego los restos son expulsados a través de la boca y/o sus agallas, pero los cometierras se han quedado con todo lo aprovechable: seres microscópicos, detritus, etc..

En nuestros acuarios el aporte vegetal no será tan importante en líneas generales si bien es recomendable suministrarles pastillas o tabletas una o dos veces a la semana, haremos incapié en el aporte de proteínas vía daphnias, gusanos e inclusive en su hábitat se alimentan de pequeños peces.

Compatibilidad: Estrechamente relacionada con el tamaño de cada especie y por su carácter, en líneas generales pueden compartir acuario con Ancistrus spp, Corydoras spp., carácidos de tamaño medio y grande, escalares, Mesonautas spp., Cleithracara maronii, etc.

Reproducción: Existen relaciones biparentales como también especies donde el macho cuida un gran territorio que a su vez alberga a varias hembras, además ya establecida la relación básicamente observaremos tres modos bien diferenciados:

a) Desove sobre el sustrato: El desove, fertilización y el posterior desarrollo de las larvas se realiza sobre el sustrato propiamente dicho, en alguna piedra dispuesta a modo de loseta o en cualquier otro objeto en el que nos puedan sorprender.

b) Criador bucal: El desove y fertilización se produce sobre el sustrato pero los huevos son llevados inmediatamente a la cavidad bucal preferentemente de la hembra, los alevines serán liberados una vez que logren nadar, excepcionalmente podrán ser brevemente expulsados para alimentarse (a veces el macho es en este momento en que le es permitido participar de los cuidados).

c) Criador bucal tardío o larvofílico: El desove, fertilización y eclosión se produce sobre el sustrato (a veces las hembras cubren los huevos con arena para protegerlos de posibles depredadores), llegado este momento es cuando las hembras toman las larvas en su boca durante unos 7 a 12 días para liberarlos una vez que los alevines puedan nadar.


Acarichthys heckelli

Acarichthys heckelli. Foto: Oscar David.

Nota: Queda claro que esta información debe ser tomada de forma genérica y como una introducción o como una primera toma de contacto con estos maravillosos cíclidos, por lo que a la hora de elegir y mantener a una o más especies deberíamos de buscar la información específica; dicho esto la invitación a mantenerlos “ya está cursada”,  ahora nos resta presionar a los comercios para que estén disponibles ya que la oferta al menos en España en estos momentos es practicamente nula, hay más especies disponibles en Portugal y las comparaciones se tornan odiosas con Francia, ojalá que rápidamente haya que editar este párrafo, no habría mejor señal.

Última actualización el Jueves, 29 de Julio de 2010 08:17
 
Portal Aquaesfera 2008-2011 - Powered by Joomla - Valid XHTML and CSS.

Web compatible para Firefox  Resolucion recomendada 1024 o superiores